Entradas

LA BATALLA DEL EDÉN TRIGÉSIMO TERCER LLAMADO

Imagen
El silencio
muchas veces
puede ser una declaración de amor

En el prójimo una proclamación de vida

El amor no tiene forma determinada
se lanza desnudo a la consciencia
en sus figuras
en aquellos interiores
en todas las causas que lleva consigo
camina por encima del odio
lo determina

Surge en el momento
guía las llamas del alma y sus partículas

Conforma y arquea nuestras intensidades
es la manifestación de su energía

En el universo vive sin palabras
en millares de formas que tocan su fibra
donde pulsan la percepción, la luz y la actividad
donde gimen el reposo, la carencia y la duda
acoge toda negación y la envuelve con los frutos del equilibrio

Todo genera amor
estamos
subimos a Él
otorgamos nuestras periferias
alcanzamos su abrazo
sin límites
en millones de años
sobre la luz de sus labios ponemos nuestro Punto en el Corazón
y así
hasta el fin del Sistema.

LA BATALLA POR EL EDÉN: TRIGÉSIMO SEGUNDO LLAMADO

Imagen
VIVIR
Luego entonces yo me viviré me viviré con todos y ellos conmigo se vivirán vivirán conmigo también los hijos del agua eterna del alma y desde el musgo musgo renaceré en la vida de otros por eso el Creador también es esa piel que me toca y los alrededores cayendo conmigo a la muerte yo viviré en la voluntad tocándose conmigo recogiéndome y recogiéndola en otoño en el paso de cada una de sus agonías en la rebelión de mi esperanza la que yace en el pecho de otros en el beso de arcilla que guardé en el arco iris en el fuego de mi decisión de arraigarme de amor siento que ahora me hago melodía galopo en identidades calladas.


LA BATALLA POR EL EDÉN: TRIGÉSIMO PRIMER LLAMADO

Imagen
APROXIMACIÓN A LA PRESENCIA AUSENTE DE LAS COSAS  EN LA MIRADA
La noche sufre. La luz canta en la espuma de la alegría. Un deseo juega en la plaza. De la luna caen corazones. La sangre aletea a la altura del amor. El Creador es lo único que existe con recuerdos de nuestro vacío. Una imagen vende demasiadas cosas lejanas. En las páginas en blanco aman los pájaros que no viven. La naturaleza lanza sus pequeñas piedras a la sombra. Las gotas siguen.


LA BATALLA POR EL EDÉN: TRIGÉSIMO LLAMADO

Imagen
CUANDO EL CREADOR ESCUCHA LA LUZ EN EL VIENTO

Un cortejo de silencios
vuelan sobre los ríos de la Torá.
El canto mueve sus palabras.
Se hunde
en una muñeca de nieve.
La luz pulsa los cabellos del amor.
Florecen sueños rojos.
Brotan 
desde las ramas de un árbol.
La muerte oculta su nombre dentro del agua.
Una marioneta rosa
abre su ternura.
La inocencia cierra los párpados.
No hay "bien" que no sea el "mal" que evites oír.

LA BATALLA POR EL EDÉN: VIGÉSIMO NOVENO LLAMADO

Imagen
De la noche al amor el alma se abre como un órgano interior. Es la vibración que deja en silencio la madrugada. Olfatea en la quietud del Ser. Atraviesa un misterioso gemido de cenizas. La luz es un manantial que se hunde en su propia imagen. Animales de plata sitúan su corazón sobre un canto olvidado. En ese instante 
las caricias se suicidan.  Son como un cuerpo sin nadie. Mudas para siempre. Los reinos del universo hacen aberturas en su propio deseo. Un inválido dice: 
"el sexo es el miedo de una muerte que no sabe". Los cinco sentidos hunden sus caprichos.
Cantan, adheridos al viento. Las lágrimas son casas.
Y sonríen.
...también lloran desde sus orillas.


LA BATALLA POR EL EDÉN: VIGÉSIMO OCTAVO LLAMADO

Imagen
AGUA DE LUZ PARA EL PALACIO LILA DEL OTORGAMIENTO

Unos pasos laten de amor.
La llama interna se pone dulce en mi voz.
Allá,
lejos,
en la lluvia,
el perfume de la pantalla crea un nuevo silencio.
Un lugar
habla y se oye en un hilo de unión.
Canta
con el rostro asomado a su cuenco vacío.
Seguramente
vendrá ausente la presencia de la vida.
El olvido es un jardín para la mente.
Tanto estoy al otro lado
que me confundo dentro mí.
Es preciso sacar la ausencia
del sonido de las lágrimas.
El otoño se vacía.
Es un animal pequeño.
La noche ama a su prójimo como a sí misma.

LA BATALLA POR EL EDÉN: VIGÉSIMO SÉPTIMO LLAMADO

Imagen
CORAZÓN DE PIEDRA Al corazón de piedra se le vuela el tejado.
Usa palabras.
Hablan.
Parecen llamas que quieren abrir una puerta.
Amanece con la ventana cerrada.
Es un antiguo lugar sin latidos.
Se balancea en un árbol marcado con pájaros negros.
Los colores contemplan cómo sus aguas
se van en el sonido de la noche.
El alma se aproxima y cae desde sí misma.
La muerte tiene su color extraviado.
Los ecos cantan.
La distancia se apoya en un muro abandonado.